• entradas
    3
  • comentarios
    8
  • vistas
    1 946

Sobre este blog

Entradas

Erick -Lunir- Amaro

Bueno, aquí está. Sí... me tardé, pero tengo una buena razón.

1.- Uno de los personajes que dije iba a salir (bueno... estaba en la imagen) lo tuve que quitar por cuestiones de... batallas y eso.

2.- No me decidía en dónde podía desarrollarse la historia, fue muy difícil pero HOY encontré el lugar perfecto.

------------------------

Nos tenían temporalmente atrapados en este mar de hielo dónde pequeñas casas en forma de champiñón sobresalían de entre la nieve que nublaba la vista de todo prisionero. Nos traían desde Mushroom Kingdom para trabajar como esclavos en las congeladas minas plagadas de cristales, nadie sabe lo que había ocurrido con la rubia propietaria de este sitio... La ilusión de esperanza se disipaba de entre los gélidos prisioneros. Este ambiente blanquecino sólo remembraba en memorias difusas el recuerdo de la doncella de platinados cabellos... ¿Qué será de ti?

– ¡Edward! Ponte a trabajar o vendrán de nuevo… – dijo una pequeña animal que se posaba junto a mi trabajando en el recopilado de nieve. Asentí sin palabra alguna poniendo en marcha de nuevo mi cuerpo. El frío y el sonar de los látigos era el contexto perfecto para la melancolía a la que nos sometían. De no ser por Tiny Kong que seguía a mi lado seguro hubiera agonizado en muy poco tiempo.

89676367.jpg

Nombre: Edward

Franquicia: Fire Emblem

Los días pasaron, semanas… Tal vez meses. Aquí uno no se da cuenta segura del tiempo, pues la oscuridad siempre embriaga nuestros corazones. Cuanto te extraño, a ti y tus profecías en batalla… Yune.

–No podemos seguir aquí – le dije a la rubia mientras que clavaba el pico entre el manto blanquecino. Ella río un poco, siempre he dicho chistes en el trabajo, por lo que era probable que mal interpretara mi grito de liberación. Dejé mi instrumento a un lado y le miré seriamente, volteó dubitativa con su cabello rubio cubriéndole un poco la cara, después de haber convivido con laguz en la guerra por mi tierra ya ningún animal me sorprendía.

tiny.png

Nombre: Tiny Kong

Franquicia: Donkey Kong

–¿Hablas en serio? ¿Te das cuenta que hay gente que lo ha intentado y han fracasado? – preguntó preocupada por la salud de ambos. Era peligroso pero… ¿Qué podía pasar? ¿Morir? Estar vivo era peor que la condena en algún purgatorio. Lo entendió con mi mirada. No sabíamos cómo, ni cuándo, pero era un pacto que habíamos acordado.

Aquella mañana fue escalofriante, no por la temperatura pues mi cuerpo ya no reaccionaba a ella, sino por el grito de un pequeño cuando su hermana fue decapitada por planear rebelión con sus tropas. – ¡Sasha! – fue lo único que se escucho entre la multitud conglomerada para el espectáculo. Los cocodrilos detenían al tumulto y encadenaban al desahuciado pequeño para que no intentara alguna tontería.

El cuerpo muerto reposaba ya sobre la sábana de agua gélida, los esclavos eran obligados a regresar a su trabajo, me quedé horrorizado viendo al pequeño. Por supuesto había visto ya este tipo de escenas, la guerra en el pasado había sido dura con mi carácter, pero nunca había tenido el cuadro perfecto de la tristeza arrebatada por locura; era tanto mi coraje que hubiera deseado dar espadazos a esos enemigos de color verde y rojo que nos vigilaban todo el día.

– Vámonos, los kremlin no lo soltarán, seguro tendrá el mismo final – dijo la rubia jalando lo que restaba de mi ropa. De pronto una sonrisa apareció en el rostro del pequeño de cabello castaño, de su uniforme militar azul eléctrico salió una granada y los villanos se disiparon creyendo que esta estaba funcionando.

– Es hora… – grité a la simio para que ésta se pusiera en guardia mientras que cocodrilos rosados más grandes y con cascos militares protectores se acercaban a propinarle el castigo al reo. Con patadas y piruetas Tiny se deshizo de ellos dejándolos noqueados por tiempo limitado, él se levantó tomando su granada y aventándola a los demás que se acercaban, quedaron hechos polvo y sangre.

Caminaba con pesadez, tuve que cargarlo para poder escapar sin que nos advirtieran de nuevo. Nadie nos seguía, todos creían en nuestro futuro fracaso y no los culpaba, era una situación difícil a la que nos prestábamos en juego. Tiny corría a mi lado, el rumor se corría rápidamente, los enemigos se acercaban detrás de nosotros, parecía que no existía escapatoria alguna, hasta que encontramos un antro cubierto del mismo lienzo que el resto del mundo, nos escondíamos entre las estalagmitas glaciales que nos prestaba el lugar pero no podíamos reposar por siempre ahí.

–Gracias por condenarse conmigo – dijo el pequeño. – Mi nombre es Colin.

colinp.jpg

Nombre: Colin

Franquicia: Advance Wars

–Un placer – sonreí a pesar de sus palabras y la ocasión. – Yo soy Edward y ella es Tiny.

–Gran presentación, ¿No? Seguro es la mejor para antes de una muerte. – era depresivo que él lo dijera de esa manera. Si nosotros mismos no creemos en nuestro éxito será imposible avanzar. –¿Sabes qué lugar es este? – preguntó el recién presentado levantándose ya. Suficiente de platicar y de esperar.

–Creo es… una simple caverna –contestó Tiny empezando el paso apresurado. Le seguimos de cerca cuando un lobo de ojos carbunclos y platinada piel salió de la nieve reluciendo sus garras llenas de sangre. De la nada Colin sacó una pequeña arma, una pistola le llamaban, y disparó al enemigo cuantas veces pudo para asegurar nuestras vidas; el animal, a pesar de protegerse con sus pesados brazos, no pudo detener los proyectiles; un armamento asombroso que hubiera sido de gran ayuda para Leonardo, reí. Me acerqué a los restos y noté que había algunos objetos, sería mejor tomarlos.

Edward obtiene Steel Sword

Un arma, eso es lo que en verdad me hacía falta y una pequeña cajetilla con extraños chicharos adentro, Colin dio un paso y me los arrebató colocando un poco de eso en su arma. En cuanto salimos de aquel lúgubre lugar notamos que no era sólo una caverna, era el paso a un calabozo. Nuestra vista se abría a las profundidades de este mundo. Una torre plagada de espinas en la punta aparecía guiada por un estrecho camino que, paso en falso, te lanzaba al precipicio.

–¿Qué es lo que ven? – dijo una voz detrás de nosotros – Después de esa gran hazaña sería un error no avanzar a Snowhead Temple… Ahí está la única salida que nos queda, una pequeña nave descompuesta para regresar al estrato terrenal.

La chica pájaro posó en nuestras filas dando a entender que nos acompañaría, no pudimos rechazar la oferta, a esta altura todo sería bueno para lograr nuestro cometido. Aunque aún me preguntaba como es que ella podría ayudarnos si en brazos sólo cargaba un arpa vieja que parecía descender de alguna tribu animal antigua.

–Necesito regresar, soy sabia de tierra y mis plegarias se presentan ante un templo que está allá. Tal vez, si mis rezos se escuchan de nuevo, la paz regrese a nuestros corazones. Mi nombre es Medli.

medli.jpg

Nombre: Medli

Franquicia:The Legend of Zelda

Sonaba segura de su objetivo. – Eres bienvenida – contestó Tiny dándole una palmada en el hombro mientras que yo comenzaba a transitar por el camino tan pequeño y peligroso.

Aquel templo no era muy diferente, los enemigos se presentaban continuamente así como los acertijos para avanzar, a veces la desesperación tomaba a algunos de nosotros y cometíamos tonterías que pagaba el equipo entero. Tuvimos que empezar a planear más tácticas y estrategias, liderando yo la mayoría de ellas, tomando como ejemplo lo que Micaiah alguna vez nos decía; el único problema es que uno de nuestros integrantes no atacaba en lo absoluto, pero servía de distracción para los enemigos y estaba dispuesta a recibir y defendernos de algunos golpes.

–Medli, ¿Alguna vez habías luchado? –pregunté mientras tomábamos un poco de fuego rojo que derretía el peculiar fuego, gracias a una botella que había traído la Rito podíamos hacer esto.

Se quedó pensando mientras seguíamos caminando con tranquilidad – No, alguna vez había acompañado al héroe a mi templo para rescatarlo de la oscuridad; en esa ocasión parecía yo más útil ya que mis alas no estaban atrapadas en este ambiente de cero absoluto.

¿Podía volar? Esa era una novedad, lástima que teníamos que salir de este lugar para que sus alas se desplegaran de nuevo. Entre pláticas y recuerdos encontrábamos que teníamos mucho en común; Colin había sido también una persona de guerras, Medli había tenido que participar en batallas a pesar de ser de una pacífica raza y Tiny se enfrentó sola a un enemigo gigantesco que se transportaba en una caja de juguete. Sin duda nuestros actos heróicos eran los que nos llamaban de nuevo a la aventura.

– Llegamos – dijo Colin sacando su pistola cargada de municiones. Medli cargaba la llave de la cerradura final que, seguro, nos llevaría a conocer la nave que nos traería de vuelta a casa.

Una pequeña recámara cubierta de terciopelo rojo sorprendía la mirada de los cuatro, una cama de princesa con sábanas rosas era de lo poco que había ahí, a su lado un buró con el trozo quebrado de espejo. No era posible que entre todo aquel peligro un lugar tan reconfortante existiera. Frente al reflector estaba una extraña creatura, no sabíamos si avanzar o no, antes de que reaccionara alguno de nosotros ella habló.

–¿De nuevo vienes a privarme de la belleza de este espejo? – Ninguno de nosotros contestó. Esa alma perdida parecía haber vendido ya su alma al cristal y vivía encadenada a él. Su cuerpo comenzó a convulsionarse, el cuarto llevaba el compás de la furia de aquella, la sangre caía de su cuerpo al piso mientras que la ventisca que atravesaba las ventanas todo lo poseía; su cabeza girando sin parar y los gritos de desesperación nos helaban más que el cúmulo de aire. Sin más, ella se levantó siendo un arma de ataque cubierta de granizo solidificado.

Boss Battle

blizzeta.jpg

Nombre: Blizzeta

Franquicia: The Legend of Zelda

Era ella una tumba de escarcha rodeada de ocho filosos pilares flotando arriba de nosotros. La elegancia del cuarto había desaparecido por completo y ahora sólo una sábana reflectora perfecta fungía como piso. El menor sacaba su arma y disparaba corriendo e intentando no resbalarse entre todo ese hielo, Tiny intentaba proteger a la Rito que tocaba su arpa incesantemente queriendo apaciguar a la bestia nada servía; lo mejor es que me pusiera en acción pero no sabía como comenzar al ataque contra una unidad aérea de tal magnitud.

Cayó creando una fisura que a todos dañaría, salimos volando a las paredes azotando nuestros cuerpos y dejando nuestras armas caer. Rápido nos levantamos, Colin siguió en su estrategia cuando Medli apuntó con su propio espejo la poca luz que entraba en el cuarto, dirigiendo el resplandeciente instrumento a las cegadas córneas de aquella mujer de nieve. La tumba cayó con los pilares rodeándolo pero pudiendo esquivarlo. Nada nos detuvo en ese instante, Colin disparaba al yacente cuerpo de la creatura mientras que Tiny con patadas intentaba quebrar todo, hasta Medli pegaba de la forma en que se le ocurría; no podía dejar que todo el crédito se lo llevaran ellos, tomando mi espada saqué un resplandor rosado que ya me parecía familiar; un golpe crítico asestó y el hielo se rompió.

cap2sb.jpg

Edward recordó Wrath

Tiny Kong obtuvo Ballesta

Colin obtuvo Gold Rush

Medli puede volar de nuevo

Cruzamos el umbral de la recámara para dar paso de nuevo a la ventisca helada pero ahora con una luz de esperanza. Una nave casi inservible estaba en medio de todo, con un casco rojo y una pequeña ventana; nos subimos rápidamente y dejamos tomar el mando de la nave a Colin, quien es la persona que más experiencia tenía con esto. Nos dirigíamos de nuevo a Mushroom Kingdom esperando que todo por allá estuviera mejor.

---------------------

Bueno, el próximo capítulo habrá dos nuevos héroes que se unen a esta gran "party" y tal vez haga un poco más largo el capítulo. A veces nada más estoy viendo la extensión para que no me reclamen de que está muy largo y eso XDDDDD (Yo soy de esos que caen mal, verdad? XD)

Bueno...

Bye!! :3

Saludos. Lunir,

Erick -Lunir- Amaro

Hola! Bueno, sí, me retrasé mucho con el primer capítulo de mi fic pero es que tenía que organizarlo bien y así u_û Espero que les guste... Empecé a escribir esto ya que... bueno, mi manera de escribir original es con prosa poética y un vocabulario demasiado garigoleado (barroco full XDD) e intento un estilo mucho más sencillo para mis futuros proyectos que van a un target un poco más específico. Así que espero sus críticas de cualquier cosa para que me ayuden a mejorar.

----

Encerrada en mi propio castillo, sólo quedaba lamentarme en silencio mientras que las tropas enemigas vagaban en las puertas de mi jaula.

Todo ocurrió tan rápido.

Sospechamos que algo ocurría, no era normal la paz en tanto tiempo, en tantas dimensiones, en los distintos reinos... Algo tramaban.

– Me alegra que hayan podido asistir – se abrieron las puertas de una sala dando paso a los invitados; a la cabeza iba la rubia de vestido rosa, tal vez no la princesa más fuerte pero si la de mayor poderío político.

Los diversos representantes de dimensiones y reinos tomaban su lugar en la mesa, no había héroes, la mayoría eran princesas o de algún cargo importante dentro del gobierno.

– Es importante para Hyrule que lo hayas tomado en cuenta para esta reunión princesa, pero... Aun no entiendo que hacemos todos reunidos de una manera tan sorpresiva – habló la encargada de proteger la trifuerza de la sabiduría. El silencio reinó esperando una respuesta.

– No desespere princesa Zelda, estoy seguro que Peach nos dará todos los detalles – habló un príncipe que llevaba a su gemela a lado, ambos encargados de su reino prestaban atención.

– Gracias Ephraim. – sonrió la rubia frente a todos – El motivo de esta sucinta reunión es para preguntarles acerca de la villanía en sus reinos. ¿Qué ha pasado últimamente?

Las miradas se desviaban con sonrisas, por lo visto nadie había tenido problemas. Así empezó todo...

Un ruido interfirió mis recuerdos, la comida estaba servida, la había aventado por entre los barrotes... de nuevo flores de fuego y un dedo acompañándolo. Es cruel la manera en la que nos tratan aquí, no tengo idea de porqué deciden que yo esté viva, el criterio de sobrevivencia no a sido descifrado por mi parte.

peach3.jpg

Nombre: Princess Peach/ Princess Toadstool

Franquicia: Mario Bros.

Me levanté del oscuro rincón, poco a poco me acerqué al plato examinando el resto humano... era de él de nuevo; no podía evitar que la tristeza embriagara mi cuerpo, tantas veces me había salvado y ahora, que me necesita, no he podido hacer nada. Otro estruendo captó mi atención, levanté la cabeza, era mi vecino de celda, lo traían arrastrando, lo habían torturado de nuevo. Aquellas tortugas habían perdido todo sentido de razón y jugaban con el cuerpo de algunos rehenes buscando información; información que no existe, intentando saber la localización de más de nuestras tropas... Nadie ha atacado en semanas, a estas alturas deben saber que estamos vencidos, son excusas para maltratar y sólo eso.

Esperé a que se alejaran lo suficiente mientras que veía a mi amigo tirado en su celda.

– Iván... Iván... ¿Estás bien? – intenté llamarle con un tono de voz moderado para que no escucharan. – Sé que estás herido pero tienes que resistir, no me puedes dejar aquí sola. – Comenzó a mover su cuerpo lentamente, todavía con los ojos cerrados e intentando detener la sangre que corría por su túnica rasgada.

– Casi les hago frente, lo intenté – sonrió, o al menos lo intentó – y logré verlos Peach, los cuerpos de nuestros antiguos héroes.

ivnh.jpg

Nombre: Iván

Franquicia: Golden Sun

Ninguno dijo nada.

– Es hora de salir de aquí Iván.

– Muy buena idea Peach – contestó con risa y aplauso sarcástico. – Cuando sepas qué podemos hacer me avisas para intentar suicidarme contigo.

Molesta me levanté, pateando el plato de comida que me habían dejado. Por esa negatividad todo había fracasado, todos los planes que teníamos entre los reinos, todo esto se hubiera prevenido… Todo se hubiera evitado si no estuvieran acostumbrados a ser salvados por las mismas personas una y otra vez.

– Si tus cálculos son correctos, princesa – habló Corellia – ¿Qué es lo que esperas que hagamos en contra de todos estos enemigos? Habrán fallado un gran número de veces en el pasado, pero juntos podrían ser una verdadera amenaza, aprenden rápido.

– Lo sé Corellia – suspiró la rubia sin poder contestar muy segura, sólo había descubierto lo que tramaban pero… ¿Cómo detenerlos?

– Podríamos llamar tropas, compartir hombres y mujeres en cada reino, seguro ellos atacarán con cosas que ustedes nunca han visto, pero si unimos fuerza y conocimiento podremos hacerles frente.

– Seguro – tomó la palabra la gemela de Ephraim –No tengo problema en eso, tengo una gran armada con múltiples hombres y mujeres que alguna vez estuvieron dispuestos a dar la vida por mi… pero, ¿Qué nos dará Mushroom Kingdom o Hyrule? A… Mario y al héroe del tiempo. ¿Quién más estará dispuesto a hacer frente a estos villanos?

Cuanta razón tenías Eirika…

– Iván, eres un adepto de viento, deberías poder invocar una tormenta para oxidar los barrotes… – sugirió la princesa.

– ¿Y después? No tengo armas para derrotar a esas tortugas.

– Usa un poco tu imaginación, con esta actitud no puedo creer que hayas sido uno de los ocho héroes de tu dimensión. Iván, tienes magia. Entiéndelo. – desesperada contesté, casi gritando, otros volteaban la mirada curiosos de la charla. El rubio bajaba la cabeza… – Lo siento, este asunto me tiene alterada.

– Entiendo princesa, no te preocupes. A mi también. Y creo que estoy listo para poner el plan en marcha… Sólo tengo una última pregunta. ¿Cómo es que tú te defenderás? No quiero parecer grosero pero no puedo estar protegiéndote, necesito un compañero que me cubra la espalda también.

Reí un poco, aún dudan de mi – Tengo mis propios trucos. – Fue lo único que contesté, pero fue suficiente para darle seguridad y que la rebelión comenzara.

Runas antiguas con tintes purpúreos tomaron posesión del pasillo que nos separaba, rápidas ventiscas se conglomeraron frente a nosotros formando veloces tornados que terminarían con la lóbrega vida a la que nos había condenado una fuerza superior. Estábamos libres al fin… No había tiempo de celebrar ni de conocernos, lo tomé de la mano y nos escabullimos dejando atrás a tortugas que nos aventaban martillos y flores caníbales que emanaban al sentir nuestra presencia.

– ¡Destruye la puerta! – grité mientras que Iván se ponía en acción invocando de nuevo al ametista para que un trueno surgiera de la nada y derribara el obstáculo. Las alarmas comenzaban a sonar y teníamos que empezar a tomar más precaución. Veíamos como las tropas se movilizaban y como nuestra foto aparecía en las pantallas más cercanas… Era increíble ver mi castillo transformado de esa manera. Una cárcel.

– Me empiezo a arrepentir un poco – río el rubio mientras nos escondíamos detrás de botes de basura, madriguera típica de aquellos que se fugaban.

Con precaución pudimos llegar a la sala principal donde ya no se encontraba nadie, era una recepción para verificar quién y para qué entraba… Una muchacha vigilada por una calavera eran los únicos presentes.

– O sea… No me tienes que estar vigilando todo el tiempo, no necesito un gendarme, de verdad – dijo la chica aburrida mientras que el enemigo sólo estaba parado junto a ella. Asomé un poco más la mirada, estaba esclavizada por grilletes.

– No podemos dejarla ahí – dijo Iván un poco más valiente de lo que al principio se mostraba, debía de ser el hecho de que ya estábamos a un paso de fugarnos… y que no había otra salida más que esa puerta, de alguna u otra forma teníamos que pasar por ella.

Saqué un abanico que tenía guardado, esa era mi arma especial que no quería que mi compañero notara, vi su reacción, no estaba muy convencido, ni yo… Era un arma que había utilizado ya hace bastante tiempo, aunque no era conocida por mis golpes físicos, sino por otro tipo de técnicas.

– ¡Psych Bomb! – me mostré ante ellos, el Stalfo se acercaba a mi dispuesto a degollarme pero un corazón lo deslumbró, la magia había funcionado y una bombas salían a mi alrededor; fue su final, sus huesos volaron.

– Bueno… no esperaba que hicieras eso – río el rubio – ¿Porqué no lo utilizaste para salir de la prisión?

– Es una bomba psíquica, no estaba mentalmente bien adentro, tengo que utilizar gran parte de mi para hacerla y no podía arriesgarme a destruir todo el lugar o dejar que me dañara, no es tan fácil de explicar – contesté forzando el grillete de la muchacha de cabello castaño.

– No sirve, eso ya lo intenté yo – dijo ella todavía sentada observando lo que hacíamos – Aparte, no estoy segura de querer escapar con ustedes dos. Son así como… Los más buscados.

monaq.png

Nombre: Mona

Franquicia: Wario Ware Inc.

– ¿Estás segura? – contesté – Vamos a intentar salvar mi reino, necesitamos a mucha gente. ¿No quieres unirte a nosotros?

– Nunca he luchado… Bueno, me he peleado con mi jefe, pero no creo que sea igual.

– ¡Pero tienes un uniforme de porrista! Debes saber hacer muchas cosas – interrumpió Iván. – Seguro acrobacias y golpes con algún bastón.

– Bueno, puedo inventar algunas cosas, he tenido bastantes empleos…

– No puedo – me di por vencida soltando las cadenas y clavando la mirada en la muchacha que suspiraba pensando…

– Hay otro rehén en el cuarto de la derecha, no está atado, sólo desactivado; tal vez él puede ayudarme. – sonrió – Dense prisa, antes de que alguien venga.

Sin dudarlo nos apresuramos a la puerta que había señalado la muchacha. Era un depósito de chatarra enorme, el que algún día fue mi cuarto de huéspedes se encontraba abarrotado de máquinas oxidadas y robots desmembrados. En seguida identificamos a uno de extraños colores… Mientras yo con cuidado caminaba entre los escombros, Iván lo armaba… Alguna vez, encerrados, me comentó acerca de su sueño de poder crear máquinas con psyenergy, supongo estaba emocionado por su iniciación. Decidí no estorbar y vigilar la entrada, sólo sentía cosas volar a mi alrededor, el rubio sabía como manejar estas cosas.

– ¡Listo! – gritó después de media hora. Nada ocurría todavía, sólo tropas corriendo y la chica, afuera, fingiendo que cumplía con órdenes.

– ¿Un humano que me rescata? – preguntó extrañado el robot con voz dual. – ¡Sagi! ¡Malcriada! – gritó sin prestar atención en nosotros. Corrió de un lado al otro de la sala. – ¿Ustedes saben dónde están?

guillox.jpg

Nombre: Guillo

Franquicia: Baten Kaitos

– No sé a quien te refieres pero creo saber qué pudo ocurrirles – contestó Iván intentando no ser muy frío. – Explicaremos en otro momento, necesitamos escapar y rescatar a una chica que se encuentra encadenada.

– Sólo una pregunta. ¿Son de los buenos?

– Lo somos – contesté. Noté como ese extraño ojo rojo se clavó en mi… Bajaba su intensidad, me sentí analizada, registrada en su base de datos y funcionó. Camino contoneando sus caderas. Aún no entendía con qué estaba tratando.

– Se tardaron –dijo la castaña aburrida acostada en su escritorio.

– Siempre me relaciono con las malcriadas… – dijo el robot lanzando un destello de su largo brazo destruyendo las cadenas.

– ¡Muchas gracias! –saltó ella – Mi nombre es Mona y pueden contar conmigo por ahora, hasta que encuentre a mi jefe y le reclame el dinero que me debe.

– El mio es Guillo… Con eso basta –dijo el robot notando que no comprendíamos, del todo, su funcionamiento, mucho menos con tan peculiar voz.

Las puertas se azotaron, la entrada colisionó, la sala principal tomó un color carmesí y una extraña risa rebotó en toda la habitación. Los cuatro nos pusimos espalda con espalda preparados para cualquier cosa que apareciera. Estábamos listos.

– No creían que los dejaríamos ir de una manera tan sencilla… ¿O sí? ¡¿O sí?! – apareció un pequeño dinosaurio en frente de la puerta a la sala del trono, traía la boca ensangrentada y un babero… Bowser Jr.

– Bueno… esperábamos no tener que darles una golpiza –habló Mona dando un paso al frente y alzando su mano en signo de protesta. ¿En verdad quería hacer eso? Era la menos capaz de luchar, acababa de admitirlo…

– ¡Cállate tonta! ¡Eres tonta, tonta, tonta! Igual que esa princesa, ustedes son sólo unos imbéciles que no obedecen a mi padre… – gritó el pequeño sacando un pincel y arrojándose para tenernos de frente. – ¡Y es hora de educarlos!

Boss Battle

bowserjr.jpg

Nombre: Bowser Jr.

Franquicia: Mario Bros.

El ambiente en seguida se tensó, nos formamos en línea recta frente a él. Saqué mi abanico mientras que Guillo liberaba sus brazos de una manera bastante peculiar; la magia comenzó a brotar de Iván y Mona… Estaba ahí.

Ninguno de nosotros estaba en condiciones verdaderas de enfrentarse a alguien, menos al hijo de, quien seguro, había liderado el movimiento en contra del reino. Él hizo el primer maniobra, de un rápido movimiento de su pincel creó a un Mario grisáceo… Lo conocía, él me había capturado alguna vez. Sólo hacía la pelea más justa, cuatro contra dos.

No era yo una experta en la estrategia, era algo que siempre le había encargado a Toadsworth pero era momento de dejar ver una actitud segura, recordando quien mandaba en ese reino. – ¡Ivan, Mona! En contra del doble, Guillo y yo nos encargaremos del Bowser. – Me puse en movimiento al sonar de mis órdenes, era el momento adecuado para recordar cuántas veces había estado al borde de la muerte en esa prisión y todo aquello que alguna vez pasé junto a mi héroe, era momento de vengarlo; intenté pegarle varias veces con mi abanico pero me esquivaba, por suerte Guillo me cubría y lanzaba esferas de luz con sus largos brazos.

– ¡Eso no es justo maldito robot de pacotilla! ¡Te voy a matar! – gritaba Jr. histérico moviendo su arma de un lado a otro, cuando intenté detenerlo tropecé con la pintura en el suelo… Quemaba. Lo poco que quedaba de mi vestido se reducía, la imagen que tenía era más deprimente, lo que en verdad me preocupaba era lo que hacía el pequeño, comenzó a brillar y Guillo observaba mientras reposaba un poco su magia.

– ¡Guillo! – grité, sus brazos se contorsionaron formando un escudo. Bowser Jr. disparó un rayo multicolor de lo cual el robot no pudo escapar. Se arrodilló limpiando su cuerpo, toda esta pintura era ácido… – ¡Necesito que me cubras! – corrí detrás de él. Estábamos perdiendo, era momento de curarse y yo podía hacer eso, lo quería recordar, esa técnica…

El campo de batalla de los otros tres se veía más próspero a nuestro favor, en el área caía una tormenta eléctrica llena de espesa neblina en la que seguro Iván protegía a Mona y ésta intentaba formar ataques.

– ¡Ven acá! – gritaba Mona mientras que Mario lanzaba bolas de fuego a ésta, ella con gran habilidad esquivó cada una dándole el tiempo necesario a Iván. – ¡Apúrate rubio!

– Ya voy… –dijo aún concentrado, torbellinos purpúreos comenzaron a girar a su alrededor y estos fueron directo al enemigo haciéndolo volar por los aires, lo sorprendente fue como la castaña tomó también el remolino siendo lanzada junto a él, logrando gran estabilidad allá arriba. Sacó un bastón de porrista y le pegó fuerte en la cabeza, tomándolo por la espalda y cayendo encima de él. No quedó nada más que restos de pintura. Lo mejor era ayudar al otro par que se veía en apuros.

La neblina se disipó, salieron los dos casi ilesos, parece que la verdadera revelación del año serían las habilidades de Mona.

– Estúpido Mario inútil, bueno para nada, ni siquiera su clon sirve… – se quejaba el pequeño.

– Iván – habló Guillo un poco serio mientras que Jr. hacía berrinches. – Necesito uno de tus truenos en mi próximo ataque. – Peach, Mona… Cubran el ataque.

El aula se oscureció y un extraño símbolo se dibujó debajo del robot, el frío no se hizo esperar. – ¿Lista Mona? –pregunté y esta asintió. Salimos corriendo con nuestras armas en contra del dinosaurio, él nos recibió con su pincel utilizándolo como báculo deteniéndonos a ambas, con un golpe en el estómago nos tiró al suelo. Valió la pena, escuchamos un agudo ruido que ocasionaba Guillo despegando del suelo aquella marca, lanzándola como disco mientras que el rayo de Iván caía provocando una fusión de magias.

cap1zu.jpg

Peach aprendió Group Hug.

Iván obtuvo Djinn de Júpiter Gust.

Guillo adquirió la tarjeta Ice Fan.

Mona recuperó prendas casuales.

Sin duda cumplimos con lo que queríamos. Eliminamos a uno de ellos y seguramente ocasionaríamos la irá del Rey Bowser… Cuando vea que su hijo…

Salimos del lugar, el puente que conectaba mi castillo con tierra firma estaba destruido. Tomamos una vía alterna que nos mostró Mona, entre rocas, un camino peligroso, llegando por fin a la libertad, fijando la mirada al horizonte noté que Mushroom Kingdom estaba muerto, las imágenes de dimensiones mezcladas, dragones vigilando volcanes y esclavos trabajando destruyeron mi mundo.

-------------

Bueno, espero haya sido bueno y que no haya sido una pérdida de tiempo que lo hayan leído. No sé cuantos capítulos serán pero... tengo planeados bastantes si es que al público le gusta.

El próximo capítulo, si es que lo quieren, tendrá a otros cuatro personajes:

Sayonara!

att. Lunir

P.D. Ninguno de los personajes aquí utilizados me pertenecen, ni los lugares, ni la magia o técnicas que hagan. Todos ellos son propiedad de Nintendo (excepto Guillo que es también de Namco Bandai, o era... ya ni sé XD)

Erick -Lunir- Amaro

Bueno, como si no tuviera suficiente con la escuela y las responsabilidades que he ido adheriendo... Me dispongo a abrir un blog con un fan fic basado en las franquicias de Nintendo, first y second-party.

La idea de éste nació cuando empecé a formular el Rol Colectivo que se desarrollará en el foro... pero... quería hacer algo más concreto, con ciertos personajes y con la participación de muchos más invitados.

Esta historia se desarrolla en un mundo formado por distintas dimensiones, combinadas entre los más grandes villanos, decidieron unir fuerzas y gobernar todo de una manera segura desapareciendo a los héroes. Uno a uno fueron cayendo aquellos salvadores que el mundo conocía, el plomero, el pequeño del bosque, los caza fortunas... Ya nada quedaba.

Fue entonces que aquellos que no han brillado de una manera memorable decidieron tomar las armas y levantarse.

El primer capítulo espero ponerlo a final de semana, mientras tanto les dejo los cuatro héroes que se unirán en esta primera narración...

pppng.png

Sí... bueno, mi computadora con Photoshop no está funcionando bien XD Entonces hice lo que pude con Paint ¬¬ No me miren feo jajaja!