Search the Community: Showing results for tags 'plataformas'.

  • Search By Tags

    Separadas por comas
  • Search By Author

Nivel


Intereses


Juegos favoritos


Pagina Web


Nintendo Network


FC 3DS


PSN


Gamertag


Steam


Twitch


YouTube


Otro


Juego


Juego


Facebook


Google+


Twitter


Youtube

Found 1 result

  1. Reseña: Snake Pass

    El estudio inglés Sumo Digital (Little Big Planet 3, Sonic & Sega All-Stars Racing) presenta su primer proyecto nacido de Game Jam, dotado de nostalgia de los juegos de plataformas de los años 90. Desarrolla: Sumo Digital. Publica: Sumo Digital. Sistema: PS4, Switch, Xbox One (versión reseñada), PC. Fecha de salida: 28 de marzo del 2017. Género: Plataformas. ¡QUÉ ESSSTRÉSSS! Durante la década de los 90, los juegos de plataformas marcaron la infancia de muchos que ahora somos adultos. En aquellos tiempos, los animales antropomorfos eran lo máximo: Banjo-Kazooie, Sonic, Donkey Kong, Crash Bandicoot y hasta Conker; ahora esta representación está de vuelta, pero podría ser que su tiempo ya se acabó. Sumo Digital apuesta por la nostalgia, aunque resulta más complicado de lo que debería. ¡Vamos a derrotar al mal! En Snake Pass podrás controlar a Noodle, una serpiente que al lado de Doodle, un colibrí, habrá de recuperar una serie de piedras preciosas a lo largo de 15 niveles, para así restaurar el orden que un mal desconocido alteró en Haven Tor, su hogar. Fuera de esta premisa, no hay mucha más historia en el juego, pero tampoco es que la necesite, pues básicamente irás escenario tras escenario recolectando tres joyas. En cada uno habrá diferentes coleccionables; sí, las tres piedras son necesarias para seguir avanzando, aunque existe una serie de burbujas que oscilan entre 10 y 15 por cada nivel, así como cinco monedas que realmente no tiene una función vital, pero te hacen sentir mejor respecto a completarlos. Sinceramente controlar a Noodle es muy, pero muy divertido; simulando a la naturaleza, debes hacer un movimiento de serpenteo para poder avanzar más rápido, ya que hacerlo en línea recta solo terminará en un Noodle rígido. Luego aprenderás que su cabeza puede erguirse, para así tener un mejor trayecto, así como ir mediando la velocidad cada que decidas adherirte a un extremo. De regreso a la infancia En cuestión de diseño, todo Haven Tor es vibrante y lleno de color; tanto Doodle como Noodle cruzan sus miradas y es muy lindo de apreciar. Doodle, aunque no pueda ser usado por un segundo jugador, te dará consejos a lo largo del camino, el cual no peca a la hora de ser unos acertijos ambientales. Así, irás recorriendo niveles donde el agua, ráfagas de viento y lava serán los protagonistas, con algunos buenos trucos que despertarán tu curiosidad a la hora de atravesar sus obstáculos. Todo lo anterior suena como un paseo por el campo, ¿verdad? Es aquí donde comienzan los principales problemas de Snake Pass: su apartado técnico. No hablamos de muertes continuas ni enemigos constantes, de hecho, los últimos no existen y cada que falles o caigas por algún extremo del escenario, volverás al último checkpoint que hayas hecho. Y yo que te empezaba a querer... En verdad se torna muy frustrante que Sumo Digital pida tanto de ti desde el segundo nivel. Dile adiós a la curva de dificultad, que aquí brilla por su ausencia; Snake Pass se torna vertical desde el principio, tanto por su diseño de niveles, como varios fallos en la geometría de los elementos verticales, bugs y la física. Más de una vez te quedarás atrapado entre unas piedras que, quizás, se suponía que no debías apreciar en pantalla; o que Doodle se siga moviendo a pesar de estar presionando el botón de restricción; en verdad, un desastre en un juego que recae tanto en aprender a controlar tus impulsos de jugador y analizar bien tus serpenteos. Cuando la frustración comienza a hacer que llores sangre, podrás darte cuenta que, no importa qué tan cuidadoso seas, Snake Pass tiene problemas técnicos que le restan muchísima diversión. Ahora que, si no sabes si reír o llorar con Noodle y Doodle, te gustará saber que Snake Pass marca el regreso de David Wise, creador de melodías para la saga Donkey Kong, Battletoads y Star Fox. Si vas a sufrir, al menos que la música esté bonita. ¿O no! + Un ingenioso diseño de niveles. + Cuando funciona bien, es muy satisfactorio controlar a Doodle. + La música hará que quieras volver a los años 90. - Hay muchos problemas con la geometría de los escenarios y la física del juego que hacen difícil el completar los coleccionables sin llorar sangre. - En Xbox One (la versión que jugamos) suele alentarse de vez en cuando, a pesar de ser un juego hecho en Unreal Engine 4 y que pide pocos recursos a la consola. Aunque lo intenta, Snake Pass está lejos de estar al nivel de otras grandes obras en las que se ha inspirado; quizás si Sumo Digital se hubiera tomado un poco más de tiempo y hubiera afinado los detalles que nos frustran, sería una de las grandes sorpresas de este 2017.