• Paulina Sánchez (Art3misa)

    imageproxy.php?img=http%3A%2F%2Fnsm.adju

    Los desarrolladores detrás de Dishonored 1 y 2 hicieron una reimaginación de Prey, un FPS del 2006 que nos enfrentaba contra una amenaza extraterrestre. Un estudio de primera a cargo de una franquicia con mucho potencial, ¿qué podría salir mal?

    Desarrolla: Arkane Studios   Publica: Bethesda Softworks    Salida: 5 de mayo del 2017   Género: FPS / Acción    Plataformas: PC, PS4, Xbox One

     

    imageproxy.php?img=http%3A%2F%2Fnsm.adju

     

    Al igual que Prey de 2006, lo mejor de éste título es el inicio. Comienza como un tranquilo y bonito simulador de vida, con todo y los incómodos momentos de torpeza social; pero de pronto se desata el caos y te arranca de tu zona de confort para oponerte a una amenaza desconocida.

     

    En este caso, y a la Half-Life, todo comienza con lo que parece ser un día de trabajo normal; pero ¡adivinaste! un experimento se sale de control y te obligará a reforzar la amistad con una leal llave tuercas en un ambiente altamente hostil.

     

    Las balas son escasas, los pasillos confusos y hasta tú mismo pareces estar en tu contra gracias a una conveniente amnesia que llenará la historia de sorpresas.

     

    8D9YwKh.jpg

     

    Los mimics por mucho son el mejor enemigo en Prey. Estos simularán ser un artículo inanimado de la oficina o los laboratorios, como una caja o una silla; pero cuando te acercas a ellos sin precaución se convertirán en lo más desagradable que has tenido pegado a la cara.

     

    Además de la llave de tuercas y la capacidad de mejorar o adquirir habilidades científicas o sobrenaturales, un reciclador/creador de ítems son tus mejores amigos: explora los escenarios en busca de chatarra, recíclalos y ¡conviértelo en una ballesta de dardos de foamy!... o algo más útil, como balas, armamento o botiquines.

     

    Y precisamente, parece que Prey se mueve bajo este concepto de toma lo que te sirve y combínalo para crear algo nuevo. Con este juego tendrás déjá vus de un montón de títulos, incluyendo pero no limitado a: el estilo de arte art déco de BioShock, el impresionante inicio de Prey (2006) mezclado con la parte godín de Half-Life, las mecánicas “juega a tu estilo” de Dishonored y Deus Ex; y los espeluznantes pasillos en gravedad cero de Dead Space.

     

    Y, sobre todo, tiene la administración de espacio del inventario y recursos limitados que la mayoría de los survival horros ya olvidaron. Es una mecánica tan incrustada en esta amplia combinación que surge algo que probablemente no esperaban los desarrolladores: el combate se vuelve muy frustrante.

     

    Cg3jU0H.jpg

     

    El hecho de que todo lo que encuentres se pueda reciclar para crear algo mejor, motiva mucho a la exploración. Hasta el ítem que parecía más inútil puede ser el ingrediente que necesitabas para crear un botiquín que te salvará la vida.

     

    Aquí se intenta repetir el estandarte de Dishonored de “juega a tu manera”, el cual te permite sobrepasar un objetivo cargando cajas pesadas (se necesita cierta mejora), encontrando la tarjeta que abre cierta puerta y más; pero por los recursos tan limitados, al inicio el juego te obliga a apegarte al sigilo o a huir corriendo con tal de no gastar todas sus balas en un solo enemigo.

     

    Además, antes de encontrar un arma de verdad, te otorgan el cañon GLOO, el cual congela a los enemigos brevemente, ¡pero no los mata! Así que la llave de tuercas tendrá que venir al rescate, junto con reflejos de Flash para que no te regresen el golpe.

     

    Estuve regiones enteras con la salud en rojo y reiniciando cada vez que pasaba lo inevitable. ¡Y los largos tiempos de carga no mejoran la situación! Prey te presume que puedes jugarlo como tú quieras, pero esconderme como rata y caminar cuidándome hasta de mi sombra definitivamente no es el estilo de juego que buscaba.

     

    Afortunadamente, una vez que logras expandir tu árbol de nuevas habilidades, el combate mejora, eres menos vulnerable y hay más posibilidades con las cuales experimentar. Por ejemplo, es posible también convertirte en objetos que se mueven. Esto sirve tanto evitar el combate o como una herramienta de travesía, pues cabes en espacios más pequeños.

     

    jFqsoJl.jpg

     

    Sobre todo al inicio, los recursos limitados se sienten más como un fallo de cálculos que como un reto de verdad.

     

    Puede ser que anteriormente el cañón GLOO haya sonado como el arma más decepcionante del mundo, pero en realidad es otro acierto del juego. Esta arma lanza “palomitas” que atrapan a los enemigos, útil cuando estás rodeado; pero además te permite pegar estas bolas blancas a la pared o crearte pendientes para acceder a nuevas alturas del nivel.

     

    imageproxy.php?img=http%3A%2F%2Fnsm.adju

    + La dirección de arte es muy atractiva

    + La GLOO Cannon es interesante a nivel combate y travesía

    + El inicio es maravilloso

    + Una vez que obtienes suficientes poderes sobrenaturales, el combate de Prey mejora

    imageproxy.php?img=http%3A%2F%2Fnsm.adju

    - El combate casi siempre es tedioso

    - Los tiempos de carga son muy extensos

    - Fuera del inicio, la narrativa no despega del todo

     

    gzh7TJI.jpg

     

    imageproxy.php?img=http%3A%2F%2Fnsm.adju

    Prey es una montaña rusa de emociones: el inicio sube mucho las expectativas, luego salen los problemas de ritmo y al final logra equilibrar el combate para crear una experiencia única. Prey vale mucho la pena, siempre y cuando tengas en mente que éste no es un FPS repleto de acción, sino un título de exploración y administración de recursos con sólo unos toques de acción.

    imageproxy.php?img=http%3A%2F%2Fnsm.adju


    0


    Tu opinión


    No hay comentarios que mostrar.



    Player
    Estás comentando como invitado. Si tienes una cuenta, porfavor inicia sesión.
    ¿Qué opinas?

    ×   Has pegado contenido con el formato.   Remover formato

    ×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead